El cielo. Cecilia Martínez Cantera

Estaba una joven estrella contemplando el firmamento,

pensando si alguna vez conocería el amor verdadero,

y apareció entonces Plutón,

su holgazán y tirano compañero

que la puso a limpiar su órbita

con solo un gesto y sin dejarla réplica.

El Sol al verlo, dándose cuenta del suceso,

llamó a su esposa Luna y dijo rápido y serio:

-Ocupa mi lugar un momento, tengo que ir a arreglar este enredo.

Llegó donde la pareja estaba, dispuesto a poner un castigo.

Se acercó a la pequeña estrella y que abandonara la tarea, le dijo.

Se giró entonces a su marido y con un grito,

hizo que se disculpara arrepentido.

-No dudo de tu palabra pero esto no caerá en el olvido.

-Yo, Sol, hago que dejes de ser planeta y que esto te sirva de escarmiento.

-Además me llevo a tu mujer con Neptuno,

que aunque sea tu hermano,

seguro que la trata como tú nunca has hecho

y además que entiendas quiero, pequeño vago,

que para mí todos sois iguales, da igual que seáis estrellas o astros.

Así la estrellita encontró el amor que buscaba

y también consiguió que como a una igual se la tratara.

CECILIA MARTÍNEZ CANTERA